tortuguita corte de carne

El sábado pasado fui a la carnicería un tanto tarde y solicité carne para hornear. Pretendía un pedazo de vacío o asado o una tapa de naje o coleta de cuadril, todos cortes ricos y tiernos Pero Héctor, mi carnicero, me mencionó que no quedaba nada, ¡uy! prácticamente me vahído! Insistí en que me diese algo para horno y me ha dicho muy resuelto: ¿Tortuguita? TORTUGUIIIIIIIIIITA!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!???????????????????????? ??? ??????????? Dije yo con cara de desconcierto y asco al unísono. Y no fue por el hecho de que pensara en un pobre quelonio puesto que mujer que se precie, en Argentina, sabe que la tortugueta es un corte de carne, mucho más bien económico, para guisar, algo fibroso y con un centro lleno de ligamentos que , comunmente, varios carniceros, al venderla, lo desechan utilizándolo para carne picada común. A ESTE ENLACE le dejo los cortes de carne donde hallarán la tortugueta y su localización, una corto explicación del corte y todos y cada uno de los cortes vacunos argentinos. Como no en balde nos llaman el país de la carne y para meditar que Héctor no me daría algo que saliese feo, le dije que sí, pero que me afirmara si jamás lo había cocinado en el horno. Me mencionó que ciertamente sí, lo había hecho en el horno y me dio una corto reseña de la receta. Entonces me agrandé y le dije que no deseaba una tortugueta, deseaba 3, jajaja! Héctor le quitó ese centro lleno de nervios y fui a casa con mis 3 tortuguitas. DESAFÍO TOTAL! Sería un milagro que estos 3 trozos de carne, ¡quedaran tiernos! De entrada tomé el consejo de Héctor y froté los trozos con bastante mantequilla, salpimenté y acomodé en una asadera. Entonces espolvoreé con pan rallado y: a una le puse pimentón y orégano; a la otra le puse salsa de soja ahora la otra ají molido. Entonces las cubrí con un papel aluminio que cerca pulsé contra la carne y no por fuera de la azadera, a fin de que algo de vapor se escapase y no se hirvieran las tortuguetas

Horno calentado anteriormente (lo encendí antes de comenzar a frotar la carne con la mantequilla) a unos 180° aprox. Una hora y media!!!!!!! ¿Qué quieren? Cortes duros, cocción lenta. Aquí saqué la fuente del horno y la destapé, di vuelta los trozos y… al horno diez minutos mucho más!!!!!! Ahora sé que es bastante y que la energía no se obsequia, si bien en Buenos Aires disponemos la fortuna de que usamos gas de red y es muy económico. Pero bueno, lo que uno ahorra en un corte económico, lo gasta en energía. Y eso que no fue mi intención ahorrar en la carne, pero lo destacado es que aprendí que la tortugueta es buenísima para el horno. Al sacarla pensé: en este momento en el momento en que desee cortarla va a ser solo una!!!!!!!!!!!! ¡NO! Increíble, pero super tierna!!!! Varios afirmarán a Argentina que saben y que lo han comido, pero permítanme argumentar a los que no lo saben como yo, que pienso que algo de cocina se (y me falta muuuuuuuuuuucho para estudiar) que descubrí una joya y se’ n puede cocinar modo, un corte económico pero bueno y bastante magro por la parte interior. Prácticamente afirmaría que no hay elementos para esta receta, pero los dejo por mero formulismo, y práctica, ¡jaja! Lleve a cabo y pruebe, va a ver que queda rica, rica. ¡Glup!

Deja un comentario